Una calurosa tarde del verano del 2013, medio dormido después de comer, me encontraba buscando algún tipo alternativo de inversión, sin saber muy bien el qué. Cuando de pronto me encuentro con toda una sorpresa. Doy con una página, donde ofrecían la oportunidad de invertir directamente en empresas sin intermediarios. Y escucho por primera vez toda una palabreja Crowdlending

La verdad fue un amor a primera vista. Por aquel entonces, había visto varios casos de empresas que se vieron obligadas a cerrar por falta de crédito. Y tenía delante de mí una forma muy simple de que una empresa encontrara financiación no bancaria, obtener un beneficio económico y además participar en la economía real ,por lo tanto ganamos todos.

prestamoar

Desde el principio, lo vi como una revolución. No es nada exagerado hablar de economía 2.0. Ahora bien, ¿Me encontraba delante de un chiringuito económico?, ¿Alguna estafa piramidal?… La verdad que la situación económica española, no ayudaba a la confianza.

Así que hice lo que todo el mundo hace, preguntar a don google. Pero resulta que la información era casi nula. Así que tuve que salir de España y ver como estaba funcionando el crowdlending hasta el momento. Vi, como esperaba, que en países tales como Reino unido y Estados unidos ya era todo un éxito.

Después de informarme de todo el funcionamiento de la plataforma, y visto el éxito fuera de España, decidí probar haber que pasaba. Empecé con 600€. Más que nada, para ver todos los procesos…

La plataforma era Arboribus, y en aquel momento había un total de 2 subastas activas. Nada más y nada menos que las 2 primeras subastas de crowdlending en España. Por eso hablo de préstamo histórico.

Tengo que decir que fui un mal inversor. Ni diversifiqué ni nada de nada. Pensaba que al ser las primeras subastas, las empresas serían muy solventes. Así que me metí en harina. Hice la transferencia, después la puja y espere haber que es lo que pasaba. Y lo que pasó es que una de las subastas no alcanzó su objetivo, y la otra si. La imagen de arriba nuestra la empresa que si consiguió completar con éxito la subasta y todos los detalles.

A nivel personal la verdad que fue toda una experiencia, muy positiva por supuesto. Era la primera vez en España que un grupo de gente prestaba directamente su dinero a una empresa.

Como inversor, puede colocar 560€ a un tipo de interés del 7,11%. Que está muy bien. En la imagen de abajo, puedes ver la amortización del préstamo con más detalle. Como podrás ver, tienes el pago de cuotas cada mes. Y por supuesto ya está amortizado. La primera cuota se cobro el 22 de agosto del 2013 y la última el 22 de enero de 2014.
También es muy importante destacar que los 11,68€ cobrados en este préstamo no son limpios. Aquí tendríamos que descontar, la comisión de la plataforma, impuestos y también posibles pérdidas.

 

prestamo

Así que en conclusión, podemos decir que el crowdlending es una alternativa real a la inversión. La rentabilidad esperada para el inversor, después del pago de comisiones y pérdidas, rondará un 6% aproximadamente. Un interés muy atractivo si lo comparamos con los productos bancarios tradicionales. Además estamos financiando economía real o productiva y ofrecemos un alternativa a la financiación bancaria a las pymes.

No hay comentarios

Dejar respuesta