Todo el mundo recordará la famosa frase de Ana Botella, “Relaxing cup of café con leche”. Este es el nivel de inglés medio, no solo en España, sino también en prácticamente cualquier país a nivel mundial. Y este es el problema que intentará resolver BrainLang, el nuevo proyecto en el que participo.

BrainLang es una propuesta completamente diferenciada: no son cursos, ni actividades. Es un plan de entrenamiento personalizado que se autoajusta para cada persona de forma inteligente, para proporcionar a tu cerebro el input comprensible-interesante que necesita para superar tu eterno nivel medio-bajo.

BrainLang ha cerrado una ronda de inversión de 162.500 euros en la plataforma Crowdcube, con la participación de 79 inversores y con una inversión media de 2056 euros. Es la primera vez que invierto en Crowdcube, decir que todo el proceso ha sido muy fácil y cómodo.

La verdad que este año, ya han habido varios proyectos interesantes. Pero el que más me ha llamado la atención ha sido el de BrainLang. Como suelo invertir en unos 2 o 3 proyectos al año me lo tomo con mucha calma.

Como en alguna ocasión me habéis hecho la pregunta; ¿En qué te fijas? Intentaré exponerlo para que tengas algunos puntos de referencia a la hora de invertir.

El primero, el sector. La educación es un sector en internet donde hay muchas cosas por hacer. Dejando de lado algunos cursos y academias, hay pocos proyectos interesantes de verdad. Además BrainLang, es un proyecto muy innovador.

El segundo, las ventajas fiscales. Cuando estás en un nivel inversor de pie de calle es un punto a tener en cuenta, ya que las ventajas fiscales suelen ser bastante interesantes. Eso si, no es un punto definitivo.

El tercer, las recompensas. Este punto tampoco es definitivo, pero si interesante. Por ejemplo, en este caso, si invertías de 1 a 998€, la empresa te daba la misma cantidad en servicios.

El cuarto punto, ya más importante, es la gente alrededor del proyecto. Aquí entraría el equipo que forma el proyecto, socios, inversores destacados… En este caso destaca la presencia de Rodolfo Carpintier socio impulsor y presidente de la compañía, y la inversión de Eugenio Galdón, fundador de Ono.

Otro punto importante es el potencial de crecimiento. Por lo menos potencial, aunque en un futuro un proyecto no termine de cuajar. Y también junto a este potencial, el momentum. Que el proyecto no empiece demasiado pronto o demasiado tarde. Si invierto es porque creo que es un buen momento y en su potencial de crecimiento.

Creo que en este caso gran parte del éxito de BrainLang estará en el Boca-oreja y en que sus servicios sean realmente útiles y efectivos.

No hay comentarios

Dejar respuesta